Gratitud: La cierva y la viña.

Una cierva era perseguida por unos cazadores y se refugió bajo una viña. Pasaron cerca los cazadores, y la cierva, creyéndose muy bien escondida, empezó a saborear las hojas de la viña que la cubría. Viendo los cazadores que las hojas se movían, pensaron muy acertadamente que allí adentro había un animal oculto, y disparando sus flechas  hirieron mortalmente  a la cierva. Ésta, viéndose morir, pronunció estas palabras:

-¡Me lo he merecido, pues no debí haber maltratado a quien me estaba salvando!

Moraleja: La gratitud no significa “devolver el favor”: el agradecimiento no es pagar una deuda, es reconocer la generosidad ajena. Las empresas también deben cultivar el valor de la gratitud, recordando  a aquel proveedor o cliente que los apoyó en los momentos difíciles. Con ellos existe la obligación permanente de estar a la altura de su confianza y no defraudarlos por buscar ganancias a corto plazo.

Referencia electrónica.

“Gratitud;la cierva y la viña”.(Fecha de consulta: 24 de agosto de 2015)”Gratitud;

la cierva y la viña”.

http://esopoenlaempresa.blogspot.mx/2007/06/gratitud-la-cierva-y-la-via.html 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s